La planta del ágave

La planta del ágave

En esta ocasión os queremos informar acerca de uno de nuestros productos, añadidos recientemente en el catálogo de Hispania Organic. Se trata del sirope de ágave ecológico, un alimento no exento de polémica en los últimos años. Existe un debate intenso que hoy queremos intentar aclarar desde la mejor posición y la que nos caracteriza como empresa: el producto bio, ecológico. Es decir, el producto saludable.

 

El ágave azul es una planta tropical originaria de México, parecida en aspecto al Aloe Vera y cuyos azúcares obtenidos a partir de su savia dan lugar a la miel o sirope de ágave, aunque también es muy común su fermentación para producir tequila.

Los antepasados indígenas de esta zona la usaban hace más de 10.000 años creyendo en sus propiedades medicinales. Tradicionalmente, se dejaba crecer la planta entre siete o diez años. Después se extraía la savia y se hervía durante horas para producir un edulcorante de origen natural sin sustancias químicas. De cada diez litros de savia, se producía uno de sirope.

Este alimento empezó a comercializarse como alternativa al sirope de maíz, alto en fructosa e instalado en el mercado de EEUU desde los años 70 y que se mantuvo muchos años como edulcorante más barato y más dulce.

SIROPE DE AGAVE

 

¿Qué contiene?

Bien. Detengámonos en lo que vamos a consumir exactamente. Lo primero que hay que  resaltar es que es alto en fructosa (contiene un 85%), lo cual redunda en su bajo índice glucémico (entre 11 y 19). Esto quiere decir que su impacto en el nivel de azúcar en sangre no es elevado.

Una cucharada contiene menos de 65 calorías provenientes de su alto contenido en carbohidratos. Su consumo nos aporta micro nutrientes como el sodio, el potasio, el hierro y las vitaminas c y e, además de una amplia gama de antioxidantes.

 

 

Lo natural vs lo industrial

El sirope de ágave manufacturado de manera ecológica, es decir, extrayendo la savia en el proceso descrito, conserva todas sus propiedades beneficiosas para la salud. No obstante, es recomendable acudir a nuestro médico de cabecera y consultarle acerca de su consumo.

Sin embargo, las exigencias del mercado actual hace que el sirope de ágave sea procesado en el marco de una gran industria. El que se comercializa a gran escala no proviene de la savia de la planta sino del bulbo, que es como una piña pero mucho más grande. Para su refinado se extraen las moléculas de fructosa de la inulina que hay en el bulbo. En este proceso se usan enzimas transgénicas y productos químicos que hacen desaparecer su valor nutricional, lo cual desemboca en que lo único que acompaña a estas sustancias es fructosa pura y dura.

Además, como la planta es cada vez más escasa se le añade jarabe de maíz alto en fructosa para hacer más cantidad. Es decir, fructosa, fructosa y más fructosa.

La fructosa concentrada en el sirope de agave industrial no la podemos encontrar en la naturaleza. Dado que su procesamiento natural no puede competir con el inmenso negocio que supone nos toca a los consumidores tener cuidado y elegir muy bien entre uno y otro.

Desde nuestra posición, evidentemente, rechazamos cualquier tipo de producto procesado y potenciado con aditivos.

azucar

 

Beneficios

  1. Nuestro sirope de ágave natural elaborado de manera ecológica es una buena opción para sustituir al azúcar, dado que ésta es uno de los ingredientes más dañinos para la salud.
  2. Tiene un efecto estimulante en la flora intestinal y su uso es bueno para aliviar los síntomas de la gastritis y úlceras estomacales, dado que es un alimento prebiótico.
  3. Por otro lado, su consumo aumenta la absorción de minerales como el calcio o el magnesio mejorando la salud ósea y previniendo problemas en los huesos como la osteoporosis.
  4. Este alimento impide el crecimiento de bacterias patógenas como la E Coli (una de las que más afecta al sistema digestivo aunque casi nunca es peligrosa) o la salmonela.
  5. También previene el estreñimiento, ya que contiene propiedades que cuidan nuestra digestión ayudando a la movilidad intestinal.

 

El sirope de ágave natural es recomendado en su versión 100% natural y ecológica. Se puede usar en algunas bebidas o como complemento de postres. Es totalmente soluble sin que su temperatura influya negativamente en este proceso.

Por otro lado hay que destacar que metaboliza las grasas rápidamente, con lo que se le considera ideal para endulzar algunos platos o si se busca perder grasa, ya que puede contribuir a disminuir lípidos en sangre. Como apoyo para perder peso es ideal por su bajo aporte calórico.

 

Precauciones

Como hemos comentado más arriba el sirope de ágave es alto en fructosa (85%), una cantidad mucho más elevada que el azúcar de mesa. El único órgano que metaboliza esta sustancia es el hígado (cualquier órgano, por el contrario, puede metabolizar la glucosa) y esto es un aspecto muy a tener en cuenta, pues se corre el riesgo de padecer hígado graso si lo consumimos de forma desmesurada y sin previa consulta médica.

También puede predisponer a la diabetes del tipo II porque un consumo no controlado puede provocar resistencia a la insulina o aumentar el índice de triglicéridos ya que el hígado debe metabolizar grandes cantidades de fructosa. En este aspecto, el hígado fabrica grasa a partir de la fructosa y la lleva a través de las moléculas VLDL (en español LMBD, Lipoproteina de muy baja densidad, que contiene una alta cantidad de triglicéridos, o sea, colesterol malo). Ello conlleva un riesgo importante para la salud.

 

 

Por estas cuestiones, es fundamental que las personas que sufren diabetes o tienen obesidad consulten al médico acerca de este producto, aunque como es nuestro caso, sea consumido de manera natural, elaborado sin procesos industriales y sin sustancias químicas.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: