CULTIVO DEL PISTACHO

EL CULTIVO DEL PISTACHO: UN LARGO CAMINO

Noviembre está situado en el punto más alto del cielo y con su imponente e inusual sol de otoño acompañamos a Cristian, un productor a pequeña escala de cultivo del pistacho. Cuando llegamos a su altura se encuentra preparando un terreno de plantas para su riego, dado que la lluvia no ha aparecido en algunas semanas y la preocupante sequía que atravesamos no está dispuesta a abandonarnos en un plazo corto de tiempo.

En la parcela donde hablamos con Cristian hay 103 ejemplares de planta de pistacho que, tras dos años aproximadamente, deberán ser injertadas en otra de su misma familia, pero más robusta. Una vez unidas pasarán otros cuatro años al menos para tener una producción de unos 10 kg por ejemplar. Este proceso es necesario porque la planta de pistacho en sí es muy débil y necesita alimentarse de un árbol de su misma familia, pero más fuerte, para poder dar fruto. A este árbol se le llama pie madre y la variedad que Cristian está regando en la mañana de hoy se llama cornicabra.

El injerto debe ser realizado con cuidado, y aún así, hay muchas plantas que por unos motivos u otros, no lograrán acoger la planta para criarla. Para llevarlo a cabo se realiza un corte en forma de H horizontal a la altura de la yema del pie madre, el cual se desplaza después con una navaja para formar una pequeña entrada en forma de rectángulo vertical para injertar la planta. Finalmente se encinta para que quede sujeta hasta que tenga fuerza por sí sola. Además, ambas quedarán unidas a una caña hasta que puedan sostenerse sin ayuda.

Esta es una de las razones del alto precio del pistacho (7 € / kg). La otra es la gran falta de oferta que existe hoy en día. Hay que tener en cuenta que, en relación con otros productos como la almendra, el pistacho es relativamente novedoso en nuestro país, pues no lleva más de veinte años entre nosotros. El pistacho ecológico es llamado también el “oro verde”, lo cual explica por sí mismo que estamos ante un producto de un enorme valor a todos los niveles.

En la actualidad, la Comunidad Autónoma de Castilla la Mancha es líder en la producción y estudio del pistacho. De hecho, en Ciudad Real se encuentra el Centro de Investigación Agroambiental El Chaparrillo, el más importante de España en relación al cultivo de este valioso

fruto seco. Un centro de referencia en el que se puede aprender todo sobre las técnicas de cultivo, la mejora del proceso de injerto o el mantenimiento del plantel de pies madres.

Cuando me despido de Cristian, pienso en el tesón y la perseverancia como los principales ingredientes para lograr rentabilidad con el pistacho. Hace falta mucho tiempo para sacar rendimiento de su producción, lo cual da cuenta del valor incalculable del trabajo directo con la tierra, del enorme tesoro que nos proporcionan las manos añejas de un agricultor, morenas de sol y repletas de sabiduría en cada grieta.

Tal como cuentan sus manos, es muy difícil y muy meritorio ver pasar tanto tiempo entre el nacimiento de un sueño y la posibilidad de saborearlo en un aperitivo.

A %d blogueros les gusta esto: